Birding Madrid-Sierra Oeste

Menú

HAZTE SOCIO

CARRACA JOSE PENA

Birdwatching in Madrid - Sierra Oeste (2)

Situada en la esquina más suroccidental de la Comunidad de Madrid, la Sierra Oeste constituye todavía una de las comarcas más desconocidas de la geografía madrileña para los visitantes foráneos y extranjeros, a pesar de sus indudables valores naturales, su interés ornitológico y de encontrarse a apenas una hora del aeropuerto de Barajas. Su variado paisaje, suavemente montañoso, salpicado de algunos pueblos de diverso tamaño, está dominado por las típicas dehesas de encina y por pinares, y atravesado por arroyos temporales y algunos ríos sumamente atractivos para la vida silvestre graveras abandonadas y áreas de cultivos agrícolas extensivos. Alzándose desde los 440 m de su punto más bajo en el sur del territorio hasta los 1.700 m de las cumbres más altas situadas al norte.

Por todo ello, el extraordinario valor de conservación de la comarca a escala regional ha sido reconocido con la inclusión de gran parte de su territorio dentro de la Zona de Especial Protección para las Aves “Encinares de los ríos Alberche y Cofio” (ZEPA nº 56), área protegida que destaca especialmente por sus poblaciones de buitre negro, águila imperial ibérica y cigüeña negra.Pero la variedad de ecosistemas existentes, en gran parte de carácter mediterráneo, permite el asentamiento de unas 200 especies de aves, entre residentes, migratorias y estivales.

Las áreas de cultivos agrícolas extensivos todavía dan cobijo a una pequeña población de sisones, además de a carracas, collalbas rubias, calandrias, cogujadas y terreras comunes, con los cernícalos primillas de nuevo asentados en la región tras un proyecto de reintroducción.

Los ríos y arroyos con sus cinturones de bosques riparios y de otra vegetación ribereña forman corredores naturales que constituyen un excelente hábitat para la rara cigüeña negra, el pico menor o el pájaro moscón, así como para las más comunes oropéndolas, ruiseñores bastardos y lavanderas cascadeñas.
 
Pero la mayor parte de la región está dominada por bosques mediterráneos y por roquedos y canchales de granito, hábitats muy atractivos para gran número de especies de aves, entre ellas muchas rapaces residentes, como milano real, buitres negro y leonado, azor, águilas imperial ibérica y real y el más escaso halcón peregrino. Durante la época estival, esta comunidad de rapaces se ve enriquecida por la presencia de halcón abejero, milano negro, culebrera europea y aguililla calzada.
 
La existencia de zonas a mayor altitud en el norte de la comarca también permite la presencia de un grupo de especies montanas muy interesantes: chotacabras europeo, chova piquirroja, currucas zarcera y tomillera, pechiazul, collalba gris, papamoscas cerrojillo, alcaudón dorsirrojo, mirlo acuático, verderón serrano, piquituerto y escribano hortelano, aunque bien es cierto que algunas de estas aves están presentes de manera muy localizada y en número muy bajo.
 
Entre las especies nocturnas, el mochuelo es relativamente frecuente, mientras que el autillo, y especialmente los búhos real y chico, se encuentran más dispersamente distribuidos. Otra ave nocturna, el chotacabras cuellirrojo, cría en las zonas bajas.
 
Para los birdwatchers más entusiastas, la comarca de la Sierra Oeste ofrece alicientes suficientes para una visita de dos días en la que explorar la diversidad de hábitats presentes. Un día se podría emplear en prospectar las zonas más llanas situadas en el sur de la comarca, entre las que se incluyen áreas ribereñas, zonas de cultivos agrícolas extensivos y dehesas, donde puede emprenderse la búsqueda de un amplio espectro de especies de estos hábitats. Durante una segunda jornada, en visitas primaverales y estivales, se puede intentar recorrer zonas a mayor altitud, a la búsqueda de especies típicas de estas zonas.